Plasma rico en plaquetas (PRP)

El tratamiento del envejecimiento cutáneo con plasma rico en plaquetas (PRP) es un procedimiento natural y fisiológico, ya que utilizamos la sangre del propio paciente para, tras un proceso de centrifugación, volver a inyectar en la piel la fracción plaquetaria. Una vez dentro de la piel, las plaquetas van a liberar sus factores de crecimiento, provocando la activación de los fibroblastos y una mejora de la vascularización del tejido. Como consecuencia de este proceso, aumentará la producción de colágeno y elastina, consiguiendo una piel más firme y elástica, con menos arrugas y más luminosidad.

El tratamiento se realiza en la consulta médica de forma ambulatoria, pudiendo incorporarse el paciente a su actividad habitual al finalizar el procedimiento. Los resultados comienzan a notarse de forma inmediata, aunque es aproximadamente al mes cuando llegan a su punto máximo. Se recomienda una sesión al mes durante tres meses, y luego una de mantenimiento cada seis meses.

Solicita primera visita sin compromiso