La visión y la salud ocular son una parte importantísima en el aprendizaje y el desarrollo, por lo tanto, es muy recomendable realizar exámenes oculares a los niños regularmente.

Tanto para adultos como para niños, los exámenes de la vista son una parte importante del mantenimiento y la evaluación de la salud general. Los ojos deben revisarse con regularidad para asegurarse que puedan ver lo mejor posible. En los exámenes regulares de salud ocular también se buscan signos de enfermedades oculares o afecciones que puedan afectar no solo a su visión sino a su salud en general.

¿Pero, le damos el valor que tiene a nuestra vista?

Los estudios señalan que 6 de cada 10 españoles usan gafas graduadas y que un 53,4% de la población necesita ayuda para ver con normalidad. A pesar de que más de la mitad de la población necesitaría una ayuda extra para ver correctamente, el número de personas que revisa su vista con asiduidad es bastante inferior. Se tiende a banalizar el problema de la mala visión hasta que no se convierte en un problema grave.

El oftalmólogo especialista en niños de Clinimèdic confirma que es importante revisar la vista al menos una vez al año, ya que, en muchas ocasiones, los problemas de visión corregidos a tiempo pueden evitar problemas mayores en el futuro. Los trastornos de visión aumentan muy rápido y sin el tratamiento adecuado se puede perder mucha visión en muy poco tiempo. Pide cita para tu hij@ aquí.

Los exámenes de la vista previenen el fracaso escolar

El 80 por ciento de lo que se espera que los niños aprendan dentro y fuera del aula requiere de una buena visión. En los últimos tiempos es más necesario aún revisar a los niños la vista de manera periódica debido a la cantidad de tiempo que pasan delante de una pantalla, ya que este hecho puede estropearles la vista sino se hace un uso adecuado.

La miopía, cada vez más frecuente en niños

En un reciente informe “La prevalencia de la miopía entre los jóvenes en España en 2018” impulsado por la asociación Visión y Vida, concluye en una cifra alarmante: 6 de cada 10 jóvenes entre 17 y 27 años son miopes. Este problema podría ser mayor en la siguiente generación de nacidos después del año 2000. Los hábitos de la juventud han cambiado, cada vez hay más sedentarismo y mayor uso de todo tipo de pantallas durante mucho tiempo.

Los niños comienzan a tener problemas para ver de cerca muy temprano y tienden a un empeoramiento y progresión de la miopía que continúa a lo largo de la infancia, lo que los pone en un riesgo significativamente mayor de afecciones oculares más graves en el futuro.

Programar exámenes anuales de la vista es la mejor manera de evaluar el riesgo de miopía u otras enfermedades del ojo en su hijo. Cuando se detectan temprano, se pueden tomar medidas de control para disminuir su progresión y reducir el riesgo de sufrir en el futuro otros problemas oculares.

La revisión oftalmológica anual no es un sustituto del examen ocular

Con demasiada frecuencia, los padres creen que su hijo ve perfectamente porque pasó una evaluación de la vista en la escuela. O los adultos creen que ven perfectamente porque pasan algún tipo de examen. Con frecuencia, ninguna de estas suposiciones es correcta.

Sólo una revisión anual realizada por un oftalmólogo puede garantizar que su visión sea lo más clara y cómoda posible, y que esté libre de enfermedades oculares potencialmente graves que no presenten síntomas precoces, como glaucoma e incluso cáncer de ojo.

Los exámenes anuales de la vista pueden detectar otros problemas de salud graves

Una mala visión no solo afecta a los ojos ya que, al tratar de ver más y mejor, las personas tienden a adquirir malas posturas que derivan en lesiones musculares o deformaciones óseas. De esta forma, la importancia de revisar la vista afecta a todo el cuerpo.

Actualmente el ojo humano está expuesto a cientos de estímulos luminosos que aceleran el deterioro de la vista. Pantallas móviles, ordenadores, televisión y mala iluminación en el entorno de trabajo son muy perjudiciales.

Nuevo equipo de profesionales oftalmólogos de Clinimèdic

Para reforzar el equipo existente de oftalmólogos de Clinimèdic se ha incorporado la Dra. Diana Pinilla Fuentes, especialista en oftalmología vía MIR, adjunta en oftalmología pediátrica y estrabismo. Su experiencia es en rotaciones externas en oculoplástica en el Hospital Sant Joan de Déu y Moofields eye Hospital de Londres.

El servicio de oftalmología de Clinimèdic ha arrancado una campaña de inicio de curso para promover las revisiones oculares infantiles con la voluntad de prevenir enfermedades oculares y / o pérdida de visión desde pequeños. Pueden reservar cita en el enlace.