La Asociación Americana de Cirugía Plástica ha revelado que el año pasado se realizaron un 16% más de liposucciones que en 2014. Estas cifras confirman que la liposucción es uno de los tratamientos de cirugía estética más solicitada y que cada vez más personas están interesadas, sobre todo entre hombres y mujeres de 35 a 64 años.

Dependiendo de cada caso se realizará un asesoramiento personalizado sobre el mejor tratamiento para eliminar la grasa localizada y conseguir unos resultados perfectos.

  • En hombres y mujeres, que tienen su peso próximo al ideal pero que presentan zonas en su cuerpo con cúmulos grasos, que son de origen genético, y que a pesar de realizar ejercicio o dieta no los eliminan. Si se tratan estas zonas individualizadas hablamos de mini-liposucción, una cirugía pequeña que se realiza con anestesia local y sedación, dura menos de 1 hora, a las 2 horas el paciente se va a casa y en 48 horas se puede incorporar a la vida laboral excepto si su trabajo requiere mucho esfuerzo físico.
  • Personas con ligero sobrepeso (<5-10 kg de más), de más de 40 años a las que les preocupa bajar de peso por la temida flacidez facial y corporal. En estos pacientes, la liposucción puede mejorar su aspecto global. Si requiere liposucción en varias zonas, se realiza la cirugía con anestesia general, pero de forma ambulatoria, es decir, el mismo día por la tarde el paciente puede ir a su casa e incorporarse al trabajo en una semana.
  • Personas con sobrepeso de >5-10 kg que no tienen fuerza de voluntad para hacer dieta y en los que verse algo mejor puede motivarles a cuidarse más e iniciar una dieta. En estas situaciones, la liposucción eliminará la grasa superficial esculpiendo y moldeando la silueta para hacerla más estilizada. En este caso la liposucción puede requerir la estancia de una noche en la clínica y un reposo relativo entre 1 y 2 semanas.