¿Realzar, achicar o cambiar el aspecto de tu nariz? En este post te contamos todo lo que debes saber sobre la rinoplastia.

Los motivos para la realización de una operación de nariz no son solamente estéticas. A veces el paciente ha sufrido una fractura o una lesión, quiere corregir un defecto de nacimiento o mejorar algunas dificultades para respirar.

Tipos de rinoplastia

Existen diferentes intervenciones para mejorar el aspecto nasal en función del resultado esperado y de su forma inicial. Se puede corregir la raíz, normalmente es para darle más rectitud en la base, para enderezarla en caso de que esté sesgada o un poco torcida, y también se puede reducir y/o rotar la punta para corregir su curvatura, arriba o abajo.

Para conseguir estos cambios se puede realizar una rinoplastia cerrada o abierta.  La rinoplastia cerrada es la técnica más utilizada ya que no deja cicatrices visibles. Todas las modificaciones se realizan accediendo desde las fosas nasales. En el caso de segundas operaciones o bien de intervenciones muy complejas sí que el cirujano optaría por una rinoplastia abierta.

Una intervención muy común

La rinoplastia es, sin duda, una operación junto con el aumento de mamas que más se realiza en el mundo de la estética.

Vemos el antes y el después de algun@s famos@s que han mejorado el aspecto de su nariz. Algunos con más acierto que otros…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Cómo se realiza?

Antes de realizar la intervención es  muy importante valorar conjuntamente paciente y cirujano  donde partimos y cuál es el resultado esperado.

En las visitas previas a la intervención, además de las pruebas habituales, también se realiza un análisis fotográfico.

La intervención suele hacerse con anestesia local a menos que sea muy complicada en ese caso se aplicaría anestesia general. Su duración suele durar entre 1 y 2 horas dependiendo del tipo de intervención. El paciente suele ser dado de alta una vez se pasan los efectos de la anestesia.

 

Postoperatorio

Durante las primeras 24 horas es habitual notar la cara hinchada y dolor de cabeza pero se alivia con medicación. Es recomendable estar tumbado con la cabeza elevada por lo menos el primer día. La hinchazón y los moratones empezaran a remitir pasados 3 o 4 días, pueden durar hasta un par de semanas. Se pueden aplicar compresas frías para aliviar la hinchazón. También es habitual que los primeros días sangre ligeramente hasta que se cicatricen los tejidos.

La mayoría de pacientes se encuentran bien en dos días aunque pueden seguir con sensación de estar congestionados. Pueden volver a hacer vida normal tras una semana pero hay que limitar algunas actividades durante algunas semanas como hacer ejercicio (footing o natación) o tomar el sol. También es importante evitar cualquier golpe y maquillarse con cuidado.

Se recomienda evitar el consumo de tabaco y bebidas alcohólicas durante las primeras semanas.

¿Cuándo veré los resultados?

Es normal que los primeros días en vez de verte mejor te deprimas por el resultado pero pasado el primer mes ya te verás bien y pasado un año verás el resultado definitivo.

Nuestras pacientes, la mejor garantía

Antes de tomar cualquier decisión que pueda condicionar el aspecto de cada uno siempre es bueno conocer casos de personas que han pasado por la misma intervención. Os dejamos el testimonio de Damaris y Noelia que se han sometido a una intervención de rinoplastia de manos del Dr. Sarmiento.

 

 

 

 

Si quieres más información o que estudiemos tu caso, ponte en contacto directamente con nuestro cirujano, el Dr. Sarmiento.