Si estás pensando en someterte a una operación de aumento de pecho es probable que te asalten muchas dudas al respecto.

El postoperatorio es una de las fases que más preocupan a las pacientes que se someten a una operación de aumento de mamas. Sin embargo, una vez pasada esta etapa, muy probablemente verás aumentar progresivamente tu autoestima y satisfacción contigo misma.

El porcentaje de mujeres que ven aumentada su autoestima después de someterse a una operación de aumento de pecho es enorme.

Desde Clinimedic, queremos responder a todas tus preguntas sobre cómo te sentirás después de una operación de aumento de pecho.

Aumento de la autoestima 

Se ha demostrado que la mejora de la autoestima es uno de los factores que más influyen a la hora de que una mujer decida someterse a una cirugía de aumento de pecho.

Así, muchas mujeres acuden al cirujano con el objetivo de aumentar su autoestima realizándose un aumento de pecho o mamoplastia. Muchas de ellas, a pesar de sentirse a gusto con su cuerpo antes de realizarse la intervención, ¡ ven incrementada su autoestima, sintiéndose mejor y gustándose más.

Los principales motivos por los que las mujeres se someten a operaciones de aumento de pecho son:

    • Por tener un pecho más grande y atractivo
    • Por corregir algún problema de asimetría
    • Por restaurar un pecho vacío después de su extirpación por causas de salud
    • Por sentirse más a gusto con su cuerpo
    • Por recuperar la firmeza del pecho

Para gozar de una excelente autoestima es fundamental tener una buena imagen de nosotras mismas. Es cierto que esto no se verá siempre directamente afectado por si llevamos una talla más o menos de sujetador, pero lo cierto es que casi un tercio de las mujeres que no se sienten a gusto con sus pechos y que la mayoría de las mujeres que se han implantado prótesis en sus mamas afirman haber mejorado notablemente su autoestima, algo que está estrechamente relacionado con el hecho de sentirse atractivas.

Síntomas y cuidados durante el postoperatorio

Los síntomas más comunes: Dolor y alguna molestia

Inmediatamente después de someterte a una operación de aumento de pecho es normal que sientas molestias en las mamas, debido a la hinchazón y amoratamiento de éstas. Muchas mujeres notan un aumento de la sensibilidad en los pechos después de muchos días de la operación. No debes preocuparte.

Para ello, tu especialista te podrá recetar analgésicos que aliviarán y harán más llevadero el postoperatorio.

También es habitual sentir un ligero aumento de la temperatura corporal o un pequeño sangrado a causa de las cicatrices, sobre todo durante las 48 horas después de la operación.

Asimismo, tras la operación es normal sentir que la zona intervenida tira más de lo normal, y que está más rígida. Esto suele ser consecuencia de la distensión producida por la introducción de las prótesis en pieles que no son demasiado elásticas, o bien cuando los implantes colocados son de gran tamaño.

Además, pueden aparecer picor y escozor, lo cual se puede evitar manteniendo la piel correctamente hidratada.

Estilo de vida: Reposo y evitar movimientos bruscos

El periodo de reposo de una paciente que se ha sometido a una operación de aumento de pecho suele ser relativamente corto, pudiendo ésta hacer vida normal unos 4 días después de la operación.

Después de la operación, la paciente deberá permanecer por lo menos una noche en la clínica, pudiendo abandonarla pasadas unas 48 horas de la operación. Durante los dos primeros días posteriores a la intervención, deberás reposar, sin hacer esfuerzos de ninguna clase.

Es recomendable que, durante este tiempo, cuentes con ayuda en casa ya que el reposo deberá ser casi absoluto. Asimismo, deberías seguir todas las instrucciones que tu cirujano te recomiende para prevenir infecciones y que las cicatrices curen sin problema.

Él también te aconsejará sobre el tipo de movimientos físicos que puedes hacer, pero lo más recomendable será que los primeros días evites hacer movimientos bruscos y levantar los brazos.

Deberás apartar durante unos días algunas actividades, como conducir, por ejemplo. El tiempo de baja después de una operación de aumento de pecho suele ser de 5 días, aproximadamente. Pasado este tiempo, el cirujano te aconsejará cómo y cuándo volver a hacer una vida normal.

No se recomienda mojar la zona así como exponerla al sol, salvo que tu cirujano te diga lo contrario. Normalmente deberás evitar el contacto con agentes externos y mantener una buena higiene para prevenir infecciones.

Finalmente, no debes dormir boca abajo, al menos durante un tiempo después de la operación, ya que podrías dañar los implantes.

Recomendaciones después de una operación de aumento de pecho

Como hemos mencionado anteriormente, durante las primeras 24-48 horas deberás permanecer bajo observación en la clínica.

Cuando abandones la clínica, tu cirujano te retirará las gasas y te colocará un sujetador anatómico. Esto facilitará que la recuperación sea positiva, ya que ayuda a la inmovilización de la mama y evita cualquier movimiento que pueda perjudicar el resultado de la cirugía.

Pasados unos 10 días, deberás acudir de nuevo a la consulta para realizar una revisión y retirar los puntos de sutura de cada extremo de las heridas. Es probable que tu cirujano te recomiende realizar masajes suaves en la zona y sobre el implante a partir del cuarto día después de la operación.

Una vez superada la fase del postoperatorio ya podrás empezar a disfrutar de los resultados. Escucha la opinión de nuestras pacientes que se han sometido a una operación de aumento de pecho.