Con el paso de los años, la acción de los músculos depresores agota la capacidad elevadora del musculo frontal y las cejas caen. Cuando este descenso o caída de la ceja es más evidente se produce una redundancia de piel que acaba ocultando las pestañas y provoca pliegues a nivel del canto externo del ojo acentuando las denominadas “patas de gallo”.

Con el lifting de cejas conseguimos levantar las cejas y mitigar las consecuencias de su caída. Existen diferentes técnicas para su realización. 

En Clinimedic analizamos las necesidades y características del paciente y, conjuntamente, se decide cuál es más conveniente aplicar.