El concepto de la Belleza, se basa sobre todo en un principio de armonía conjugado con otros factores que varían según a qué tipo de belleza nos estemos refiriendo. En el caso de la belleza masculina o femenina, sin duda, una gran referencia es la que nos han legado los griegos. Los griegos recogieron culturas antiguas e incluso civilizaciones legendarias, y sus códigos de belleza, como el famoso código phi o número áureo ha transcendido y seguirá trascendiendo a través de los tiempos. El llamado también el número de oro es la clave de la belleza y la singularidad del mundo que nos rodea. Está presente en las flores, en los animales y en los humanos. Se representa con la letra griega “phi” (φ), se pronuncia “fi” y su valor es 1.61803398874989… Se trata de un número irracional, pues cuenta con infinitos números decimales no periódicos.

Este concepto de belleza que va más allá de lo físico, es un punto de reflexión interesante ya que en realidad y según el momento que la sociedad vive, los cánones de belleza, varían ligeramente.

Hagamos un recorrido por nuestra época actual, centrándonos en la belleza femenina:

1910:
El período que abarca aproximadamente desde el 1910 hasta el 1920, se apreciaba en la mujer el gran busto, caderas anchas y una muy delgada cintura.

1920:
Famosa época marcada por grandes cambios para la mujer, en cuanto a la libración de costumbres, la mujer tenía el estilo ‘flapper’, y, por primera vez en siglos, cabello y faldas cortas.

1930:
La mujer cambia totalmente de look, y en este período se inicia a vestir con elegantes trajes sastre muy femeninos y ceñidos. El ideal de belleza consistía en una cintura delgada y caderas anchas, que se exhibían a través del elegante vestuario.

1940/50:
La Segunda Guerra Mundial, inició un cambio drástico en las costumbres más ‘alegres’ y sofisticadas del período anterior. Se dejan a un lado las actitudes descaradas y se inicia sin embargo, una nueva etapa cuidando el cuerpo, para mantenerlo más sano y ágil por razones prácticas más que por esnobismo – la mujer se incorpora al trabajo – Sin embargo, los años 50, época de la postguerra, marcaron un hito en la historia contemporánea de la belleza femenina – Rita Hayworth, Marilyn Monroe, Ava Gardner…las mujeres lucen largas y voluptuosas piernas, pecho abundante.. pero tienen también carácter propio. Defienden un estilo de vida con feminidad, pero en cierta forma, independiente. La imagen de una mujer sana, bronceada, con hábitos de belleza e higiene se impone. Se enfatiza el cuidado del cuerpo.

1960/70:
Esta período se caracterizó por muchos excesos, entre ellos la excesiva delgadez. La apariencia andrógina se impone, y la belleza consiste en ‘más delgada todavía’ con mujeres de apariencia algo andrógina, lejos del cuerpo femenino de la época anterior.

1980/90:
Esta época recupera la imagen del cuerpo delgado, sano y tonificado. Jane Fonda marcó un hito, seguido por otras muchas mujeres, practicando actividades físicas como el famoso aerobic, con el objetivo de lucir un cuerpo armonioso y sano.

2000/2017:
A partir del 2000 y hasta hoy, se ha ido retornando al concepto inicial de belleza, que de alguna forma marcaron los griegos y sobrevive épocas y modas. La mujer de belleza armónica, con elegantes proporciones, alta, delgada, figura femenina bellamente moldeada, y respetando los diferentes tipologías de cuerpo de la mujer.

Desde Clinimèdic nos ha encantado ofrecerte este recorrido por las diferentes épocas y gustos en los cánones de belleza, partidarios como somos de ayudar y apoyar a la mujer en el deseo de mejora de su belleza y estilo personal.