La cirugía láser ocular es la intervención que se utiliza para cambiar de manera permanente la forma de la córnea y así mejorar la visión reduciendo generalmente por completo el uso de gafas o lentes de contacto.

Actualmente se utiliza la técnica LASIK que permite corregir la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo en la misma intervención.

La operación dura unos 10 minutos a los que seguirá un breve periodo de descanso antes de que el paciente vuelva a su domicilio.

El mismo día de la cirugía el paciente tendrá una visión borrosa o nublada que desaparecerá a la mañana siguiente.

La mejora de la visión es rápida, únicamente se deberán utilizar colirios y lágrimas artificiales durante un breve periodo de tiempo hasta que la recuperación sea completa.

En el postoperatorio no se recomienda:

  • Conducir hasta que la visión haya mejorado lo suficiente para hacerlo de manera segura.
  • Utilizar bañeras, realizar deportes de contacto o natación.
  • Utilizar cremas faciales o productos cosméticos hasta la cuarta semana.

La persona que desee operarse debe tener como mínimo 18 años.

El límite de graduación para realizar la cirugía láser ocular depende de las particularidades de los pacientes, pero por lo general es de 10 a 12 dioptrías para las personas con miopía y 5 para las que tengan hipermetropía. Las personas que tengan astigmatismo no tendrán límite para realizarla.