Carboxiterapia

Es una de las mejores terapias para combatir la celulitis, flacidez y grasa localizada.
Es un método no invasivo que consiste en la aplicación del gas dióxido de carbono por vía subcutánea mediante pequeñas infiltraciones –inyecciones en los tejidos afectos.

La inyección de este gas produce en la circulación una mejora del intercambio gaseoso, reestableciendo la microcirculación, aumentando la cantidad y velocidad de flujo sanguíneo. La mejora en el intercambio gaseoso permite que el CO2 sea utilizado para las reacciones metabólicas entre los que se encuentra la combustión de las grasas, a lo cual se suma la disminución de volumen de tejido entre los adipocitos. Esto da como resultado una mejora en la calidad de la piel, una disminución de volumen de la zona y alivio de los síntomas que acompañan a la celulitis como pesadez.

La técnica es muy sencilla; se realiza a través de un equipo especialmente diseñado que permite controlar la velocidad de flujo y el tiempo de inyección así como la dosis administrada.

El número de sesiones es variable y depende de las características y necesidades de cada paciente.
Tras la sesión el paciente puede incorporarse a las actividades cotidianas.

Solicita primera visita sin compromiso